EL NIETO DE CUPIDO CAPITULO 3

Bueno gente hermosa, como ya sabemos no pudimos llegar a la meta,  pero estamos mas que felices con sus comentarios y su buena onda, por eso hoy le dejamos el tercer capitulo como lo prometimos, aunque la meta no la ayamos podido cumplir, estamos mas que felices con el resultado.

.

CAPÍTULO 3


Llegué a mi apartamento cansado, necesitando un baño, una cerveza y comida. Esto de ser un dios no era lo más genial del universo como algunos creían. Yo era perfectamente feliz sin el drama de las flechas. Me dejé caer en el sofá y pateé fuera mis zapatos. Abrí mis pantalones y acaricie mi pene pensando en jugar un ratito conmigo mismo.
Entonces el universo nuevamente conspiró contra mí. Mi teléfono que parecía muerto empezó a sonar. Al mirar la pantalla veo el teléfono de Keith, mi prospecto de novio.

—Hola. —contesté

—Hola hermoso – me dijo Keith — ¿Tienes planes para hoy?

—No realmente. ¿Qué tienes en mente?

—Ya que la última vez que salimos sólo tomamos café, ¿Qué te parece si te invito a desayunar? – dijo él, usando ese tono sexy que hacía que mis rodillas temblaran.

— ¿Desayuno?

—Seguro. Vamos a bailar hasta que salga el sol.

—De acuerdo.

—Bien. Paso por ti en una hora.

—Te espero.

Tan pronto la llamada acabó, el cansancio abandonó mi cuerpo. Corrí al baño y me duché concienzudamente. Keith era un hombre guapísimo, ya habíamos salido por unos meses, aunque aún no teníamos sexo y no por que no quisiéramos. Más bien porque este universo incomprensible quería que me muriera virgen. La última vez que lo intentamos estábamos en su casa. Ya no teníamos ropa y Keith fue por el lubricante, íbamos a empezar cuando su madre llegó al apartamento. Fue sumamente vergonzoso. Ahí estaba yo, todo extendido, casi con un dedo en mi culo y mi futura “suegra” llamando desde la sala a Keith. Nos vestimos tan rápido que casi nos hacemos daño. Y para completar mi vergüenza mi ropa interior estaba en la mesa del salón.

Salí de ahí corriendo. Keith me aseguró que su madre no solía hacer apariciones en su apartamento constantemente y que no me preocupara, que no era la primera vez que ella lo encontraba con un amante. Eso en vez de tranquilizarme me enfureció. Entonces Keith me besó y me dijo “ellos no cuentan es contigo con quien ahora quiero estar”.
No intentamos tener sexo en unas semanas. Hasta esta noche.

Abrí mi cajón de la ropa interior y busque que ponerme. Había algunas cosas realmente descaradas que había comprado con el paso de los años, y la esperanza de una vida sexual activa.

Tomé tres piezas del montón: un sencillo y típico slip blanco, un bóxer negro con la parte superior hecha de malla y un suspensorio.

Miré el suspensorio y recordé cuando lo compré. Estaba en mi último año en la universidad y conocí a Randy Oliveira en mi clase de “Temas en el Cine”. Ya saben, una de esas clases tontas que tomamos para mantener el promedio mientras nos concentramos en las clases importantes. Randy jugaba al rugby, así que se imaginarán el tipo de hombre que era. Aún recuerdo que para mí lo más atractivo, era su nariz torcida causada por una aparente fractura.

El primer día se sentó detrás de mí sin decir ni una palabra. Yo podía sentir su intensa mirada sobre mi nuca, y por un momento me asustó la perspectiva de ser atacado por un grande y fuerte jugador de rugby. Con el pasar de los días me di cuenta que el si quería hacerme daño, pero de manera divertida.

Un día a la salida de clases me preguntó si quería salir con él ese fin de semana. Dijo que unos amigos estaban planificando un partido y que me vería muy bonito sentado en las gradas apoyándolo. Descubrí rápidamente que era abiertamente homosexual y aquel que osara meterse con él, pagaba con sangre.

Las cosas progresaron satisfactoriamente para ambos y para el final del semestre planeamos tener nuestra gran noche. Yo compré el suspensorio para sorprenderlo. A mi parecer realmente me hacía ver fabuloso, además las tiras de elástico levantaban mi trasero, haciéndolo resaltar.

Sin demora, entramos en su habitación, tuvimos nuestra dosis de carisias y besos. Randy se estiró para tomar la botella de lubricante y la abrió con premura, causando que parte de su contenido se derramara en el suelo, y esto a su vez provocó que la botella se le resbalara de las manos.
Él a toda prisa se levantó de la cama para recuperar la botella, con tal mala suerte que resbaló por culpa del lubricante. Esto causó una aparatosa caída, un golpe en la frente con la mesa de noche y una fea herida en la cabeza. Necesito 12 puntos de sutura junto con una noche en observación en el hospital del campus. Decirles que la relación después de ese accidente estuvo en el ataúd no es necesario.

Así que descarté el suspensorio y opté por mi bóxer de malla. También tomé un par de pantalones negros, una camiseta blanca y, para completar mi atuendo de “Cómeme”, me puse mi chaqueta de cuero negra y botas de motociclista. Me miré en el espejo y pensé “te ves elegante cariño” chascando mis dedos en señal de aprobación. Inmediatamente quedé perplejo. Mi ropa fue remplazada por un traje de pingüino, sombrero de copa y zapatos de charol. Parecía un muñequito de pastel de bodas. Repito los poderes de un dios no son la última Coca-Cola en el desierto.

Me desvestí a toda prisa y volví a ponerme mi atuendo original. Pensando que esa noche seria el rey. Y volví a chascar mis dedos, hábito que poseo desde que tengo memoria. Entonces para mi consternación, terminé vestido igual que Enrique VIII. Pero en el cuadro de Hans Holbein, no en la versión de Jonathan Rhys-Meyers. Frustrado convoqué a mi abuelo. El aroma a algodón de azúcar era calmante para mí. En mi subconsciente asociaba ese olor con bienestar.

El abuelo tuvo un ataque de risa cuando vio mi vestimenta. Se rió tanto y tan fuerte que olvidó ponerse ropa. Él se veía graciosos con su pelo rubio en risos revueltos, un pañal de tela blanco, un caraj con flechas en la mano y el arco al pecho. Entonces ambos nos reímos mutuamente de nuestros atuendos.

Cuando al fin nos calmamos, mi abuelo se vistió con su regular indumentaria de cuero.

—A ver cariño, ¿Por qué pareces un pervertido inglés del siglo XIV?

—Porque pensé que parecía un rey todo sexy con mi otra ropa y de pronto aparecí con estas…cortinas encima. ¿Me puedes decir que pasa?

—Cortinas – mi abuelo infló las mejillas luchando fuertemente para no reírse. — Repite todo paso a paso.

Me lancé de lleno en contarle al abuelo todo. Él sabía de mi situación con Keith, así que esa parte fue rápida. Al final de mi relato mi abuelo estaba rojo por la falta de aire al tratar de no reírse.

—Cariño, tu visión de la vida es lo que se refleja en los actos. Si piensas que un traje de pingüino es elegante cuando conjuraste elegancia eso es lo que apareció. Lo mismo pasa con la realeza.

—Que bien – dije ya exasperado – necesito estar listo para Keith ya.

Y volví a chascar los dedos. Decir que fue humillante el resultado fue poco. En el instante siguiente estuve frente a mi abuelo usando solamente mi bóxer de malla negro.
El abuelo me miró perturbado y con una molesta risita, chascó sus dedos provocando que en mi mano apareciera un tubo de lubricante y una rastra de condones.

—Parece que los vas a necesitar – dijo y se sentó en el sofá.

— ¿Cómo detengo esto?

—Cariño cada vez que quieras algo y truenes los dedos, el universo lo ve como una orden para acatar tus deseos. Eso es porque estas usando tus poderes. Piensa en cómo te quieres ver, intenta quedar como quieres.

— ¿Entonces si digo que soy sexy y hago esto…?

Chasqué los dedos una vez más y lo siguiente que supe es que estaba en el sofá acostado como David Beckham en el anuncio de Armani. Ya saben ese donde esta con el slip blanco y la camisa abierta.

El abuelo se rió tan fuerte que volvió a llorar.

—Inténtalo otra vez por favor – dijo aun riendo.

Pensé en la ropa que originalmente me puse y chasque los dedos como me dijo el abuelo y zas ahí estaba yo listo para mi salida.

— ¿Siempre que chasquee los dedos va a pasar esto?

—No. Es complicado. Sólo tienes que aprender a manejar tus nuevos poderes. – El abuelo pareció triste por un minuto – Yo nunca quise esta responsabilidad para ti.

—Tranquilo – susurré para consolarlo – Zeus lo hizo porque soy caliente – guiñé un ojo.
Ambos reímos. Después miré el reloj y me percaté que Keith tenía 10 minutos de retraso. Era extraño en él, siempre fue muy puntual. El abuelo esperó conmigo, pues aunque le había hablado de mi potencial novio, aun no sabía que aspecto tenía. Esperamos otros 10 minutos, entonces empecé a desesperarme. Keith nunca llegaba tarde. Nunca.

—Si quieres podemos ver donde esta y comprobar si está bien – dijo el abuelo.

Lo pensé un par de segundos antes de decir que sí. Mi instinto me decía que tenía que saber dónde estaba mi futuro amante.

—Ahora concéntrate en él. Busca su rastro en el universo.

— ¿Qué? – pregunté anonadado.

—Básicamente vamos a abrir un portal que nos llevará a ver a tu novio esté donde esté. Él no nos vera allí y físicamente no estaremos en el lugar. Vamos concéntrate en tu novio, yo te sigo.

— ¿Y por qué no lo haces tú y yo te sigo? – después de todo era el quien tenía eones de experiencia.

El abuelo me golpeó en la nuca, cosa que era muy molesta pero muy eficaz. Obedecía al primer golpe. Me concentré en Keith hasta estar de pronto flotando en su oficina.

—Estoy mareado – dije cuando vi mis pies en el aire.

—Tranquilo cariño – me tranquilizó el abuelo— Estás en el piso de tu apartamento. Respira profundamente.

Lo hice y en unos segundos el vértigo me abandonó.

— ¿Dónde estamos? – preguntó el abuelo.

—En la oficina de Keith.

— ¿Y dónde está? – volvió a preguntar.

—No lo sé. Es mi primera vez en estos viajes, quizás me equivoqué.

Entonces de lo que yo creía que era un armario, salió Keith arreglándose la ropa junto con Orlando, su asistente, tras él.

—Voy tarde – escuché que Keith decía.

—Tómalo con calma él te estará esperando – contestó Orlando, vi como hizo un gesto de fastidio antes de seguir hablando – Aun no entiendo por qué estas tras Max. Demonios es lindo pero no para casarse. ¿Al menos has tenido sexo con él?

—No. Pero lo remediaré pronto.

— ¿Y pensaras en mi cuando se lo hagas?

—Eso tenlo por seguro. Sólo estoy tras el por qué está forrado. Quizás no tenga apellido pero tiene dinero. – Keith le dio un beso a Orlando y corrió a la puerta – Te veo en tu casa esta noche.

— ¿Vas a tener fuerzas? – disparó Orlando.

—Para ti siempre.

Regresé a mi departamento y me dejé caer en el sofá. Pensando si estaba soñando o simplemente alguien se estaba burlando de mí. Sentí los brazos de mi abuelo alrededor y sus besos en mi cabeza. Entonces supe que todo era verdad.

Keith había hecho muchas preguntas sobre mi vida y mi familia. El llegó a la conclusión de que era rico solo porque no debía dinero de mis estudios, tenía mi propio apartamento auto y motocicleta. Dolía como una perra pensar que el hombre que creí era mi pareja de vida, estaba más interesado en mi billetera que mi trasero.

El abuelo seguía abrazándome y diciendo palabras de consuelo entre sollozos. Entonces entendí que quien sollozaba era yo.

—Príapo, ven de inmediato – gritó mi abuelo.

Miré sorprendido al abuelo y después al hombre que un segundo antes no estaba en mi sala. El hombre era alto, bastante parecido al abuelo, a excepción que este tenía una túnica blanca puesta y una erección gigante.

—Abuelo – susurré – hubieras dejado que terminara sus negocios antes.

El abuelo y Príapo se rieron fuertemente.

—No te preocupes sobrino nieto…yo estoy en este estado constantemente.

—Oh – dije eso tenía que doler.

— ¿A que debo la llamada hermano mayor? – dijo Príapo

—Quiero que el hombre que toque esa puerta tenga la jodida de su vida— dijo el abuelo con un inusual brillo de maldad en sus ojos.

— ¿Hablas en serio? – preguntó Príapo.

—Sí – contestó el abuelo – Toma su forma – me señaló con el dedo.

—Seguro.

Había visto muchas cosas raras en los días desde que Zeus me hizo su jodida visita, pero nunca pensé verme a mí mismo en otro lugar que no fuera un espejo.

—Carajo – exclamé.

—Sin lugar a duda – dijo mi otro yo…Príapo.

—Muy bien – dijo el abuelo – Nosotros nos vamos mi muchacho necesita una noche de diversión alocada.

—Saluda a Medea por mí.

— ¿Qué va a pasar? — pregunté mientras el abuelo tomaba mi brazo.

—Príapo va a joder con Keith y él nunca se va a olvidar de ti. Por algo es el dios del sexo. Bueno realmente es el dios de la fertilidad, pero como sin sexo no hay fertilidad…

—No lo entiendo, ¿él va a embarazara a Keith?

—No. Sólo le va a dar el mejor sexo de su vida. Luego tú lo vas a dejar y cuando se acueste con otro hombre nunca va quedar satisfecho. Siempre te va a anhelar. Que mejor castigo que no tener lo que quiere.

Lo próximo que supe es que estaba parado en una calle de lo que para mí sería la antigua Grecia. Tenía puesto unos pantalones de cuero curtido, chaleco a juego y una especie de botas atadas. Entonces lamenté que Hanes no hubiera existido en esta época. Esta cosa picaba y mucho.

—Bienvenido a Atlántida.




Comentarios

  1. Holaaaaa! Acabo de leer este capitulo y debo decir que me encanta cupido, me encata la relación que tiene con su nieto y como lo cuida...eros... Megusta tu modo de pensar ;)

    ResponderEliminar
  2. Gracias por el capitulo ha estado genial cupido es lo mas y espero que su nieto este a la altura espero el siguiente capitulo de la historia, besos

    ResponderEliminar
  3. Que buennnnn capi!!...me enamore de Cupido, un super abuelo....esperando otro,.muchas gracias!!!

    ResponderEliminar
  4. Me encanto, me da pena que el novio de max no fuera trigo limpio, pero creo que priapo le va a dar lo suyo asi que tendra el castigo que se merece, muy bonita la relación de max con su abuelo. Gracias por el capi y esperando por más cuando puedas, besos

    ResponderEliminar
  5. Me encaaaaaaaaaaanta, todo absolutamente todo, max es lindo y me encanta la forma de pensar del abuelo siiiii Príapo a darle duro y tupido al desgraciado, muchas muchas gracias por el capi y esperando con ansias enormes el otro, besos

    ResponderEliminar
  6. jajajajajajajaja dioss que vengativo que es cupido me encanta!!!!!!!! a sido un capitulo buenisimo muchas gracias x subirlo aunque no llegara la meta de los comentarios sois las mejores!!!!!

    ResponderEliminar
  7. yo lamento no haber comentado antes pero tuve problemas con mi Internet, aun así gracias!! he leído todas sus historias y me han encantado.

    ResponderEliminar
  8. Hola :)
    yo nadamas vengo a hacer bulto jajaja...me espero hasta que este completa para leerla
    Muchas gracias por el capi, bye :D

    ResponderEliminar
  9. Hi!!!
    Son las mejores..aunque no se pudo llegar a la meta propuesta , igual cumplieron su promesa...aun que no leo por capis, (que se sigan amontonando mas..XD)
    gracias por el capitulo

    ResponderEliminar
  10. Hola, yo no suelo leer por capitulos por varios motivos, pero quiero decirle que estoi al lado vuestro. Pero me dejaste con una duda, McGregor es el companiero de Teseo?

    ResponderEliminar
  11. me ha encantado seguir asi que soy las mejores gracias por compartirlo con todas nosotras un abrazo muy fuerte

    ResponderEliminar
  12. Jajajaja,genial la venganza que han planeado para Keith,me he divertido con el capitulo aunque se me ha hecho muy corto,estoy deseando mas,gracias por compartir,besos

    ResponderEliminar
  13. HOLA!!! RECIEN DESCUBRI ESTE BLOG Y ESTA ES LA 1er HISTORIA QUE LEO, Y ESTOY FACINADA CON ELLA, YA ESTOY ANCIOSA POR LEER LA CONTINUACION.

    ResponderEliminar
  14. Muchas gracias por el capitulo y me gusta mucho la venganza propuesta por el abuelito.Besosss

    ResponderEliminar
  15. se merecia ese cretino el castigo de priapo ya vera max que llegara el adecuado y cupido por favor ya parece su padre y lo es no son una linda y feliz familia la de ellos en cuanto los accidentes solo puedo deducir que no fue ningún accidente ... algún dios habrá intervenido
    ya quiero saber como continua ...

    ResponderEliminar
  16. Felicidades!!!! grandes sorpresas como Priapo jajajjajajajaa.... que relacion tan genial de abuelo nieto..
    esperando el siguiente capi..
    un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  17. Hola gracias por el capítulo, espero con anclas el próximo

    ResponderEliminar
  18. Gracias por el capitulo es un libro genial.

    ResponderEliminar
  19. OMG ya esta el nuevo capitulo shafshasjg
    Me ire a bañar primero y despues disfrutare de este nuevo capitulo ^-^
    Muchas gracias por compartirnoslo

    ResponderEliminar
  20. Uff, cómo me he reido!
    Tocarse, falsas esperanzas, pasiva, erección, PRIAPO! (Si es como lo pintan en los mangas, me encanta ese dios; pero creo que no soportaría su consecuencia)
    Jajaja, la culpa, sin dudas es del lubricante! Díganme que marca es, para no comprarlo nunca!!!
    Excelente capítulo!!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

Regalo

Préambulo a nuestro próximo libro.

Una vida, mil memorias.