CAPÍTULO 7 LA PIEDRA BRUJA Y EL GIGANTE

Hola a todas y todos.
Antes que nada, quiero desearles una muy feliz navidad. Espero con todo mi corazón, que el 24 y este día hayan sido uno de los mejores del años; que la felicidad haya alcanzado aunque sea una pequeña parte de su ser, y que una sonrisa haya adornado sus rostros por tan siquiera un par de segundos. Sonreír es bueno, y por ello les deseo un día lleno de sonrisas.

Ahora, regresando al tema que quería tocar, quería disculparme con ustedes por mi atraso con la historia. La escuela puede ser un maldito infierno cuando llegan los finales, y una vez sales, tienes que preocuparte por las fiestas, regalos y demás. Pero ahora les traigo un capítulo más de esta historia. Recuerden que, pese a que suelo tardarme, nunca dejo mis proyectos de escritura sin terminar.

Espero que lo disfruten.


CAPÍTULO 7 LA PIEDRA BRUJA Y EL GIGANTE

Los sueños de muerte y destrucción, desde la pérdida de mi pequeño hermano, me persiguen sin descanso. La corrompida imagen de mi hermanito lleno de sangre, escoltando una sardónica y siniestra sonrisa, mientras me acusa de su muerte; es una de las visiones comunes que me envuelven durante la noche. El puro terror de la muerte siempre está presente en la oscuridad de mi mundo onírico.

Por eso odio la noche, por eso odio la oscuridad, por eso me odio a mí mismo, por eso quiero estar muerto. Pero… sigo vivo y despierto, la vida aun corre por mis venas como las ardientes llamas del fuego.

Y lo odio a cada minuto que pasa, o por lo menos lo hacía hasta…hasta que llegó él.

Quiero odiarlo por hacerme querer vivir,  y al mismo tiempo soy incapaz de hacerlo. Él se ha convertido en mi vida entera, era cierto lo que él decía. Mis ojos observan mi mundo entero.

Y temo por ello.

******************************

Fenrir

—La tormenta está arreciando, mantente atento, Fenrir—la voz de mi hermano se alzó ante el tumultuoso ruido del viento y la brisa. Una regia tormenta nos azotaba con total descaro, dificultando nuestro paso hacia la manada.

Aparecida repentinamente, la tormenta nos había tomado con total sorpresa. El clima había cambiado tan sorpresivamente, que mis instintos gritaban por un efecto malévolo de la magia para detener nuestro avance.

Rechinando los dientes por la frustración, espoleé a mi caballo obligándolo a transitar por aquel páramo vetusto e irreconocible a causa de la lluvia. Los árboles se sacudían con ahínco mientras el crujido de la madera quebrándose aderezaba el acompañamiento acústico. La tempestad estaba cobrando factura. 

— ¡Maldita sea! —el grito de Amarok me sobresaltó haciéndome perder momentáneamente le control de mi caballo.

— ¡Amarok! —grité de vuelta— ¡¿Te encuentras bien?!

— ¡Lo estoy! ¡Una maldita rama me golpeó el rostro! ¡Eso es todo!

— ¡Utiliza un hechizo escudo sobre nosotros! —Conaire gritó en un esfuerzo de hacerse oír. — ¡Eso mejorará un poco la visión y asegurará una protección contra los objetos lanzados por el aire!

— ¡Mis hechizos de protección no son muy buenos que digamos!

— ¡No importa, así sea un escudo débil, mejorará considerablemente la vista! ¡Hazlo Amarok!

— ¡Bien, pero no prometo nada!

Transcurridos unos segundos, pude percibir unas cuantas palabras casi ininteligibles por la fuerza del viento. Y como por arte de magia, la visión obstaculizada por la lluvia, junto con el estruendoso sonido del viento, se vieron reducidos considerablemente.

—Funcionó—soltó Amarok con alivio. —Tendremos que apresurarnos, tengo un muy mal presentimiento de esto. La tormenta no es normal. Creo que se han dado cuenta de la caída de la barrera.

—Siento lo mismo—secundé con un nudo en la garganta.

Apresados por el mal presentimiento, espoleamos nuestros caballos obligándolos a ir a un ritmo mucho más acelerado. Los árboles y arbustos pasaban como pequeñas pinceladas de colores por el ritmo de los caballos. Gracias a que las inclemencias del clima fueron minimizadas, pudimos recorrer el usual camino en un tiempo record. Sin embargo, para cuando llegamos a los terrenos del pueblo Amarok se encontraba agotado debido al hechizo de protección.

— ¿Te encuentras bien? —pregunté a mi hermano, el cuál se veía pálido y sudoroso.

—Estoy cansado, pero no hay nada que temer. Me repondré. Los hechizos de protección son una de las especialidades de Nox. No es exactamente mi fuerte.

Asintiendo imperceptiblemente con la cabeza, fijé mi mirada ahora en la pequeña figura que era Conaire. La piel normalmente tostada por el sol, ahora se veía de un color grisáceo pálido; casi imperceptibles temblores se observaban en su delgado cuerpo y unas horrendas ojeras adornaban aquello preciosos ojos negros. Conaire se veía agotado más que físicamente.

—Conaire….

—Estoy bien, no necesito regresar al castillo con Nox. Puedo seguir— me interrumpió Conaire sin ninguna contemplación.

—Aun así yo…

—Seguiré adelante, aun si te gusta como si no—sin dirigirme una mirada espoleó su caballo para alinearlo con el de Marcus. Sintiendo un enorme nudo formarse en mi garganta, imité las acciones de Conaire para acercarme hacia el capitán de la guardia.

—Dale tiempo—escuché el breve susurró de Amarok al pasar junto a mí. Asintiendo con discreción tragué a través del nudo de mi garganta. Sabía que Conaire estaba ofendido, y también sabía que debía esperar a que se calmara un poco para poder disculparme; pero el saber no hacía que el nudo se retirara.

—Tenemos que entrar al pueblo—comentó Marcus una vez me vio llegar. —Pero tenemos que ser precavidos. Si aquel trío de bastardos tienen dos dedos de frente, no nos harán fácil la entrada.

—O la salida—completó Amarok con voz cansada. —De todas formas, tenemos que estar atentos. No creo que ellos tres sean los únicos implicados. Aunque parecen ser las cabecillas, pienso que no son lo suficientemente idiotas como para arriesgarse a ser atrapados.

— ¿Crees que haya más traidores entre la manada? —pregunté. Aunque podía intuir la respuesta.

—Yo creo que ellos podrían ser los únicos traidores—susurró Conaire con aire ausente.

— ¿Por qué lo dices? —Marcus observó con atención la expresión vacía de Conaire. Con sus grandes ojos desenfocados y su cuerpo ligeramente laxo, parecía que la mente de Conaire se encontraba alejada del lugar.

—Porque….hay signos de magia en todo el lugar. Además, la barrera y la repentina tormenta no es algo que hayan podido hacer alguno de los de su raza. Deben estar aliados con alguna raza capaz de manipular la magia.

—O con alguien capaz de hacerlo—Marcus susurró.

El silencio se apoderó del ambiente con pesadez. La tensión de los hechos se hizo palpable. La situación en la que nos encontrábamos no era nada fácil.

—De cualquier forma, nunca sabremos de quienes se tratan hasta que no los veamos por nosotros mismo—gruñí impaciente. —Si ello creen que me asustaron con sus estúpidos trucos de magia, están muy equivocados. Rescataré a Nahiara cueste lo que cueste.

Amarok me miró con aprobación antes de decir—: Entonces, entremos. Si nos quedamos sentados temiendo por el enfrentamiento, permitiremos que ellos se salgan con la suya. No estoy dispuesto a dejar que pase.

Sintiendo mi sangre arder con la anticipación de la batalla, me posicioné frente al escuadrón de batalla. Amarok, Marcus y, para mi consternación, Conaire; imitaron mi acción.

—Una entrada sorpresiva no servirá de nada, ellos ya saben que estamos aquí. Por ende, debemos estar atentos a cualquier eventualidad. Si tienen un mal presentimiento, por pequeño que sea, no duden en decirlo—Conaire exclamó con seriedad.

Asintiendo con la cabeza, los tres nos dispusimos a entrar al pueblo de la manada de la luna.

Lo que no nos esperábamos, era encontrar en tales condiciones el lugar.

~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~

******************************

Anwar

—Han llegado al pueblo—musité con voz socarrona a mi querido acompañante. —No sé qué diablos hiciste para que ellos supieran sobre tu… situación. Pero, permíteme decirte que nunca lograrán pasar al ser que los espera dentro.

—Confío en ellos—masculló Nahiara a través de sus labios ensangrentados.

Sintiendo una sonrisa aflorar en mi rostro, tomé su lastimada barbilla y lo obligué a mirarme. El débil cuerpo de aquel mestizo se resistió frágilmente; sin embargo, el chico no pudo evitar mirarme.

—Morirán—musité con triunfo. —Ellos morirán por tu culpa. Jamás debiste haberlos llamado. Eres débil, y por culpa de esa debilidad ellos saldrán perjudicados.

Los grandes ojos de Nahiara se empañaron con lágrimas de preocupación y dolor. El hombre sin duda quería llorar, pero se forzaba a sí mismo a no hacerlo, por lo menos no frente mío.

—Ellos no morirán, tienen mucho por lo que vivir—contestó con una confianza absurda.

—Ya lo veremos—contesté con mofa. —Pronto lo podremos comprobar.

~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~

******************************

Nahiara

Sintiendo la ansiedad invadir mi pecho cuando vi salir a Anwar de la desconocida habitación, no pude evitar derramar un par de lágrimas producto de la desesperación. Todo parecía tan surrealista y desconocido. La esperanza que había renacido hacía algunas horas atrás, ahora se esfumaba sin misericordia.

Después de que aquel inevitable sueño me hiciera sumergirme en el mundo del olvido, Anwar y sus hermanos se habían atrevido a moverme de mi cárcel sin siquiera percatarme de aquello. Cuando me vi rodeado por bártulos extraños y olores distintos, mi corazón brincó en señal de alarma.

Pero la sensación más desoladora llegó, cuando la figura de Anwar decidió hacer acto de presencia en aquel lugar desconocido. Mi mente no pudo evitar pensar “Ellos lo saben, saben que vienen en camino” lamentablemente mi sospecha se confirmó cuando de su boca surgieron las palabras “No sé cómo lo conseguiste, pero lograste que ellos vinieran a buscarte”

Desde ese momento, con el corazón latiendo a mil por minuto, escuché con cuidado todas aquellas pullas que Anwar hacía cuando mis hermanos se veían obstaculizados por alguna de sus inútiles trampas. Pero al parecer, la última no era tan inútil como hubiera deseado.

Lo más lamentable era que, tanto mis ataduras, como mis heridas; no me permitían obtener el espejos que permanecía escondido en mi zapato. No podía advertirles sobre el peligro que se avecinaba. Tampoco podía mencionarles sobre mi nueva y desconocida ubicación. Y eso, mantenía mis mejillas húmedas por las lágrimas que se derramaban sin descanso.

Siempre me había jactado de ser una persona fuerte e independiente, capaz de salir de los problemas por mí mismo. Pero ahora, la vida me hacía recordar cuan vulnerable seguía siendo ante las circunstancias. Mi mente, la cual me había mantenido fuera de peligro y hecho salir airoso de las situaciones difíciles, había sido burlada sin piedad. Engañado a través de mi corazón, mi mente se nubló ante las palabras y acciones tiernas de ese hombre. Acciones, que no eran más que una elegante y bien formada actuación.

Fenrir y Amarok tenían razón, Anwar nunca fue una persona de confianza. Él sólo tenía interés en lo que yo podía beneficiarle, nunca en lo que podría proporcionarle. Era increíble observar con cuantas personas de esa calaña me había topado en mi vida, y como había dejado que cada una de  ellas hirieran mi alma sin ningún pero de mi parte. Debería haber aprendido antes a no confiar en este tipo de personas.

Sintiendo como la preocupación seguía latente en mi pecho, inútilmente comencé a observar mis alrededores con mayor minuciosidad. El lugar tenía una mejor iluminación, lo que me permitía captar pequeños detalles entre los enseres que lo adornaban. Pequeñas y medianas vasijas de barro adornadas con intrincados símbolos y figuras, estaban esparcidas a lo largo de las elegantes paredes hechas de una fina madera amarilla. Las gruesas y claras cortinas de seda, estaban abiertas para dejar entrar la luz de la única ventana visible desde donde me encontraba. La cama donde me hallaba recostado era, si bien pequeña, sumamente confortable. Los olores, al contrario de mi anterior celda, eran más agradables y suaves. Todo indicaba que la habitación había estado siendo utilizada como morada.

Mi mirada siguió recorriendo y reconociendo los trastos y adornos que se encontraban en la habitación, pero nada llamó mi atención. Sintiendo la desazón colorear mis emociones, me dejé caer sobre la cama cuan largo era. La acción provocó que mi vista periférica captara un ligero brillo metálico casi obscuro, el cual atrajo mi atención. Obligándome a incorporar con sumo trabajo, debido a mis ataduras, alcé nuevamente mi vista en busca de aquel objeto.

Volviendo a recorrer por segunda vez la habitación, pero esta vez con un objetivo en mente, pronto mis ojos pudieron dar con el objeto. En una de aquellas pequeñas mesitas de madera, ubicada en una de las esquinas; se encontraba una piedra color verde con brillos obscuros emanando de ella.

Cuando mi vista quedó fija sobre la piedra,  una imperiosa sensación de reconocimiento se instaló en mi cabeza. Aquella joya la había visto antes ¿pero en qué lugar?

Hurgando entre mis recuerdos, comencé a recordar la información que tenía sobre joyas y piedras encantadas. Hasta que no di con el nombre de aquella piedra, fue que mi mente procesó la enormidad del significado de este descubrimiento.

La piedra bruja se encontraba en la habitación. Brillando con una luz aterradora pero llena de esperanza.

Un pensamiento persistente se plantó en mi mente, tenía que hacerme con aquella piedra si quería sobrevivir.

~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~

******************************

Fenrir

—¿Qué pasó aquí? —la voz estrangulada de Amarok levantó el silencio que rodeaba al pueblo.

—No hay nadie—respondió Conaire. La mirada de Conaire se perdía entre la total soledad del territorio y el terrible silencio que se cernía sobre éste.

— ¿Cómo pudo pasar algo así? —pregunté con una extraño malestar oprimiendo mi pecho. Algo definitivamente no andaba bien.

Las estrechas callejuelas que, normalmente permanecían vivas por el fragor de los habitantes; ahora se exponían prácticamente desnudas por la falta de este clamor. Las casas y calles se alzaban inmutables y perturbadoras; confiriéndoles una característica claustrofóbica y tétrica que llenaba de angustia a todo aquel que se atreviera a toparse con aquel lugar.

—Pongámonos en marcha—Amarok musitó rompiendo nuevamente el enloquecedor sonido. —De nada servirá quedarnos sin hacer nada, imaginando las posibles amenazas que podrían aparecer sobre el camino.  

—Es una trampa ¿Estás seguro de querer hacer eso? —Conaire parecía alarmado ante la orden de mi hermano.

—Lo sé—respondió impertérrito mi hermano—Lidiaremos con ello.

—Pero….

—Puede haber gente inocente rezagada en alguna parte. Gente cuya vida se encuentra en peligro. Si es así, tenemos que salvarlos—Conaire me miró con aire crítico tras ser interrumpido por mis palabras. Los ojos de Conaire se mostraban indecisos y preocupados.

—No me gusta, pero entiendo tu punto—habló el pequeño hombre tras unos segundos de indecisión.

—Preparen sus armas y estén alerta a cualquier situación extraña—Amarok ordenó a todos sus hombre; a lo cual, estos respondieron sin objetar.

Sintiendo aquel fuego ardiente comenzar a correr por mis venas a causa de la inminente  batalla, imité las acciones de los demás y saqué las espadas gemelas que cargaba sobre mi espalda. Por el rabillo del ojo, vi como Conaire y Fenrir desenvainaban sus respectivas armas. Una larga y ligera espada fue desenvainada sin titubeos del cinturón de Amarok; mientras una pequeña y peligrosa daga era sostenida por las largas y delgadas manos de Conaire. Listos para la batalla, Amarok marcó con su caballo un paso ligero, el cual, todos seguimos.

Manteniendo nuestros sentidos alerta, nos adentramos a la aldea. Recorriendo con precisión cada una de las calles y casas con la mirada; buscábamos rastro de alguna pieza que no encajara sobre el paisaje. Desde pequeñas pisadas en la tierra y ramas rotas, hasta diminutas variaciones de olor y energía. Cada detalle, por ínfimo que fuera, era analizado por nuestros ojos entrenados para captar alguna de estas variaciones.

Segundos que poco a poco se convirtieron en minutos enteros, fueron pasando inmisericordes mientras caminábamos entre las casas y calles en busca de algo, sin obtener éxito alguno. Lo que al inicio era expectación por la batalla, ahora se había convertido en ansiedad. Los rostros de la mayoría de los hombres se encontraban contraídos por esta maldita sensación. No pudiendo soportar más el ambiente que se iba generando conforme nuestra búsqueda se hacía infructuosa, gruñí de frustración a la par que detenía en seco mi caballo.

— ¿Qué sucede? —Amarok me miró con expectación.

—No hay nada—respondí entre dientes. —Ni una mísera pista. Nada. A menos que alguien haya notado algo que yo haya pasado por alto. —dije mientras observaba el rostro de los demás hombres. Como me temía, todos ellos negaron con una expresión de culpabilidad plasmada en el rostro.

—Si desistimos en este momento, perderíamos todo lo que hemos hecho hasta ahora. Nuestros esfuerzos serían inútiles—exclamó mi hermano en voz baja.

—Si seguimos, la ansiedad y el miedo nos debilitarán—contrataqué.

—No tenemos otra alternativa. A menos, claro, que tengas una idea en mente.

—No la tengo ¿bien? pero si seguimos así, caminaremos a una muerte segura.

—Tanto igual, si nos quedamos parados analizando las posibilidades.

Estaba a punto de responderle con un comentario sarcástico, cuando Conarie con voz ahogada murmuró: — ¿Oyen eso?

Desconcertado por la pregunta de Conaire, cerré mis ojos y centré mi atención en mis oídos. Pasaron algunos segundos antes de que un sofocado sonido llegara a mis oídos. El sonido era apenas perceptible y muy espaciado entre uno y otro. Pero sin duda, había algo o alguien que estaba emitiendo aquellos extraños ruidos.

— ¿Qué demonios es eso? —gruñó Marcus.

—Es… como si algo gigantesco estuviera merodeando—razoné sintiendo como mi cuerpo se estremecía. Una imagen poco a poco se estaba formando en mi cabeza; una que definitivamente era muy desagradable.

— ¿Estás insinuando…? —la tez de Amarok se volvió pálida.

— ¿De qué hablan? —ahora era Conaire quien se encontraba confundido.

—Un gigante—susurré. Cuando la respuesta llegó a sus oídos, la expresión del chico cambió a una de terror puro.

— ¡¿Qué hace un gigante aquí?! —chilló el pequeño hombre con ojos desorbitados por el miedo.

—Tratar de deshacerse de las “visitas”—respondió el capitán acentuando la palabra visitas. 

—Tal vez estés equivocado Fenrir—sugirió Conaire mientras el miedo se impregnaba en sus grandes ojos. Sintiendo aquel instinto desgarrador inundar mi pecho, supe sin temor a equivocarme que mi suposición no era equivocada. Un gigante era el responsable de proteger el lugar.

Fugazmente enfoqué mi mirada a la de Amarok, transmitiéndole la certeza que se había apoderado de mi mente. El hombre pareció entender mi sutil comunicación, ya que inmediatamente sus ojos adquirieron aquel fulgor preludio de batalla.

—Debemos temer lo peor, ninguno de nosotros sabemos hasta dónde son capaces de llegar nuestros enemigos. Coincido con Fenrir, debemos prepararnos para la batalla—las palabras de mi hermanos alarmaron considerablemente a Conaire. El hombre parecía estar completamente en contra de pelear con un ser tan grande.

—Mi señor—Marcus desvió la atención de mi hermano hacia él. —No es sensato enfrentarse al gigante.

—Sí, si queremos conseguir rescatar a Nahiara—exclamó con rotundidad mi hermano.

—Podríamos simplemente rodearlo—dijo con simplicidad Marcus.

—¿Crees realmente que seremos capaces de hacerlo? Ellos ya han intentado detener nuestro avance con una barrera ¿Qué los detiene de hacer algo similar esta vez? —preguntó Amarok con una sonrisa nerviosa adornando su boca.

 —A-Amarok tiene razón—titubeó Conaire. El miedo impregnando cada palabra. —Excepto por el camino que llegamos, puedo sentir todos los las salidas bloqueadas por alguna barrera.

— ¿No puedes quebrar la barrera? —pregunté anhelante.

—La barrera es diferente a la anterior, ésta se encuentra unida directamente a un ser vivo. El guardián de la barrera debe morir para que podamos traspasarla.

— ¿No podemos matar al guardián si destruimos la barrera? —Amarok preguntó.

—Podríamos, pero el poder mágico necesario para hacerlo, debe ser mayor a la fuerza física, mágica y mental del guardián. Pelear con magia en una barrera es lo mismo que pelear físicamente con el ser que la resguarda. Mi poder no es el suficiente para hacerlo.

La expectativa de tener que luchar contra un ser de semejante tamaño y fuerza, me hizo temblar de miedo ¿cómo seríamos capaces de vencer a semejante cosa?

—Yo lo haré—la tensión que hace unos momentos reinaba sobre nuestro pequeño grupo, se evaporó lo suficiente para dar lugar a la incredulidad que las palabras de Marcus provocaron.

— ¿Qu-qué dices? —pude escuchar la pregunta salir de la boca de mi hermano.

—Yo venceré al guardián—volvió a repetir impertérrito Marcus. Su rostro era una máscara inescrutable de decisión.

— ¿Sabes lo que estás diciendo? —nuevamente preguntó Amarok. A diferencia de Marcus, el rostro de mi hermano estaba impregnado de preocupación y alarma.

—Lo hago.

La mirada de Marcus se posó desafiante sobre la de Amarok. Una lucha de voluntades se estaba llevando a cabo a través de aquellos dos pares de ojos. El hielo adusto y firme de Marcus, contra el fuego pasional de Amarok.

—No puedes hacerlo—fue la respuesta rotunda de mi hermano. —Sí todos unimos fuerza, podemos vencer a lo que sea que nos esté esperando dentro del pueblo.

—Entre mayor sea el número de guerreros enviados, mayor será el número de muertes. A lo largo de la historia, los gigantes han sido capaces de vencer tropas enteras de guerreros antes de verse vencidos. Si unimos la fuerza de todos, más de alguno saldrá muerto o herido.

— ¡Tú solo nunca podrás vencerlo! —exclamó Amarok con furia. — ¡¿Crees que podrás hacer tú lo que cientos de soldados no pueden?!

—Lo creo—respondió con una tenue sonrisa, la cual quebraba ínfimamente aquella máscara de hielo que tenía su rostro. —Lo creo y lo sostengo.

— ¡¿Acaso quieres morir?! —gruñó Amarok.

—Quiero mantener con vida a mi rey.

—No puedes simplemente hacer eso. No puedes tomar tu vida tan a la ligera ¡¿No ves que puedes morir?!

—Hace mucho tiempo, usted junto con el joven rey Nox llegaron a mí en busca de apoyo; en busca de aceptación para vencer al antiguo rey. Pese a que yo no confiaba del todo en usted, me arriesgué en tomar la decisión que tomé por el bien del pueblo. Esto ya no sólo se trata de rescatar a su hermano, se trata de rescatar a un pueblo entero. Y, si manda a la muerte a sus hombres antes de la batalla real; no será posible recuperar a la manada. Por eso, le pido que confíe en mí, así como yo confié en usted en aquellos momentos oscuros de nuestro reino. Le juro que no lo defraudaré.

Las palabras de Marcus me dejaron con un sabor amargo en la boca. Él tenía razón, no sólo mi hermano peligraba, sino la manada entera lo hacía. Y a juzgar por lo poco que hemos visto, esta batalla no iba a ser ni de cerca la más peligrosa. Si elegimos pelear contra el guardián de la barrera, correríamos el riesgo de mermar nuestras fuerzas antes de la batalla final.

—Lo entiendo—fue la respuesta forzada de Amarok después de interminables minutos de silencio. El rostro de mi hermano denotaba total resignación ante los argumentos de Marcus. Claramente se podía vislumbrar la batalla interna de mi hermano por dar a conocer su respuesta afirmativa. —Ve entonces. Pero tienes que prometerme algo antes.

—Haré lo que sea me pida.

—Prométeme que harás lo que sea necesario para permanecer vivo.

El capitán de la guardia observó a Amarok por largos segundos antes de responder: —Si es lo que usted quiere. Cumpliré con sus deseos.

Proveyendo una última reverencia antes de la batalla, Marcus sonrió complacido con la decisión de su rey.

—Les deseo una larga vida a usted y su familia—susurró Marcus antes de espolear al caballo y alejarse del lugar. Poco a poco la alta y fuerte figura de Marcus fue desapareciendo en la distancia.

— ¿Qué haremos ahora? —habló por primera vez Conaire desde que Marcus se fuera.

—Esperar, es lo único que podemos hacer ahora—contesté con pesadez.

— ¿Sabes? La mirada de Marcus parecía cansada. Cansada y anhelante—susurró Conaire observando a lontananza.

— ¿Qué quieres decir con…?

—Pongámonos en marcha, será mejor estar prevenidos cuando la barrera caiga—la orden de Amarok interrumpió mi pregunta.

Asintiendo con la cabeza sin dejar de ver al chico, seguí a mi hermano y su caballo. Sacudiendo mi cabeza, me obligué a enfocar mi atención en la próxima batalla. Batalla que seguramente no sería la última.

~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~

******************************

Moros

— ¿Has escuchado alguna vez la leyenda del hombre sempiterno? —la pregunta que mi maestro hizo me dejó descolocado por un momento.

—No lo he hecho, maestro—respondí una vez recobré la razón.

—Es una historia con diferentes matices. Algunos piensan que es una historia devastadora, otros piensan que es romántica y unos más opinan que de esa historia aún queda por ver el final.

— ¿A qué se refiere maestro?

—Para que puedas entenderlo, es necesario que conozcas la historia ¿Quieres escucharla y opinar por ti mismo?

Dudando unos instantes, finalmente asentí con la cabeza en señal de afirmación. Era cierto que las historias trágicas no eran mis favoritas, pero había algo en el tono de mi maestro que me hizo recular en mi respuesta negativa.

 —Antes que nada maestro, quiero saber ¿Usted qué opina de aquella historia?

—Yo estoy de acuerdo con las tres afirmaciones—contestó mi maestro. —Ahora bien, ponte cómodo y escucha atentamente.


Sabiendo que la historia iba ser sumamente larga, me levanté del suelo donde me encontraba sentado leyendo y caminé rápidamente en dirección del castillo. Ante la respuesta de mi maestro, quería escuchar aquella historia. Sin duda, sería interesante. 

Continuará.....
_________________________________________________________________________________

NOTAS: Prometo actualizar la biblioteca en estos días, la he descuidad mucho.

Comentarios

  1. feliz navidad amigas esperaba con ansias este capitulo gracias y ojsla llegue el otro pronto con carino fabi

    ResponderEliminar
  2. Espero que hayas pasado una Feliz navidad!!
    pd: tengo muchas ganas de leer la novela .. completa..<3
    muchos ánimos!!!
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Hola: Espero que estéis disfrutando de estas fiestas. Me alegro de que seas cumplidora; no me gusta leer historias por capítulos porque, a veces, los autores se aburren, se bloquean, etc. y dejan la historia a medias. Gracias por continuar capítulo a capítulo. Besos.

    ResponderEliminar
  4. Gracias por el capitulo y Felices Fiestas a todos los integrantes del blog y a todos los que lo visitan asiduamenta, besos

    ResponderEliminar
  5. Muchas gracias por sus historias, desde que pude leer el primer libro de esta serie he quedado prendado al Blog, me encantan los personajes, los sentimientos que surgen en cada párrafo, la intriga, las risas que nos ofrecen estos peculiares seres y nos dejan con el deseo de seguir cada tramo del camino, capitulo por capitulo.
    Por favor, sigan adelante que desde Paraguay seguiremos apoyándolos.
    Éxitos!!!

    ResponderEliminar
  6. muchas gracias espero pacientemente el siguiente capitulo... <3

    ResponderEliminar
  7. Hola aquí poniéndome al dïa muchas gracias por el capi muy interesanre y esperando con ansias el otro, besos muack

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

Regalo

Una vida, mil memorias.

Préambulo a nuestro próximo libro.