Entradas

Mostrando las entradas de 2014

CAPÍTULO 7 LA PIEDRA BRUJA Y EL GIGANTE

Imagen
Hola a todas y todos.
Antes que nada, quiero desearles una muy feliz navidad. Espero con todo mi corazón, que el 24 y este día hayan sido uno de los mejores del años; que la felicidad haya alcanzado aunque sea una pequeña parte de su ser, y que una sonrisa haya adornado sus rostros por tan siquiera un par de segundos. Sonreír es bueno, y por ello les deseo un día lleno de sonrisas.

Ahora, regresando al tema que quería tocar, quería disculparme con ustedes por mi atraso con la historia. La escuela puede ser un maldito infierno cuando llegan los finales, y una vez sales, tienes que preocuparte por las fiestas, regalos y demás. Pero ahora les traigo un capítulo más de esta historia. Recuerden que, pese a que suelo tardarme, nunca dejo mis proyectos de escritura sin terminar.

Espero que lo disfruten.


CAPÍTULO 7 LA PIEDRA BRUJA Y EL GIGANTE
Los sueños de muerte y destrucción, desde la pérdida de mi pequeño hermano, me persiguen sin descanso. La corrompida imagen de mi hermanito lleno de sang…

EL NIETO DE CUPIDO CAPITULO 7

Imagen
Bueno antes que nada queríamos pedirles disculpa por las demoras, por tardar tanto con los capítulos pero bueno, las malditas obligaciones diarias aveces no nos dejan avanzar tan rápido como quisiéramos, pero como siempre les agradecemos inmensamente por estar con nosotras y acompañarnos en este viaje tan hermoso.



Me desperté temprano como era mi costumbre. Después de asearme encendí la computadora en lo que mi café estaba listo. Quería saber cómo estaba Evans y Nerón. El maravilloso olor a café impregnaba mi cocina justo en el instante en que llamaron a mi puerta. Mire el reloj en la pared para constatar que apenas eran las 7:45 am. ¿Quién en su sano juicio visita a esta hora? Al abrir la puerta nada me hubiera impactado más que un repartidor. —¿Max Bradford?— pregunto. — Si. —Tengo una entrega para usted.— dijo el hombre mientras ponía una tabla con recibos bajo mi nariz – firme aquí. Firme un tanto embobado y notando el sonrojo del repartidos. Sin mirarme a los ojos el hombre me entrego…